La alegría muda de Mario

Hoy, 31 de mayo de 2011, día en el que se empieza a publicar este blog, soy más feliz que hace un año. Mi niño Mario tiene autismo pero mirarle a los ojos cada mañana es una bendición.



viernes, 3 de junio de 2011

Mi mamá está triste, necesita besito

Los niños con autismo no tienen neuronas espejo. Por eso no pueden desarrollar empatía, o darse cuenta de que la otra persona está triste y necesita ser reconfortada. La única forma es enseñarles a racionalizar los sentimientos, para que asocien por ejemplo la enfermedad de alguien con sentir pena, o el triunfo en un partido de fútbol con sentir alegría, pero de forma racional. Y esto en un niño de 3 años es muy difícil.
Para ir enseñando a mi niño Mario que las personas tienen sentimientos y que también él los tiene, ideé hace unas semanas una pequeña estrategia. Me hice fotos de la cara mostrando alegría, tristeza y enfado. Un par de veces al día le enseño las fotos y le digo lo que significan, a la vez que hago de forma exagerada el gesto con la cara. “Mamá está enfadada”-digo muy seria. O “mamá está contenta”-digo riéndome y enseñándole la foto. Cuando se familiarizó con los gestos de la cara, empezamos a practicar en serio. Le cogía aupas, y poniendo cara muy triste le decía “Mamá está triste, necesita besito”. Me daba entonces un beso y automáticamente yo me ponía contenta y me reía. Y él empezó a ponerse muy contento también de verme reir. Si con este juego tonto aprende que un beso reconforta y puede curar la tristeza….objetivo cumplido.
Y algo yo creo que hemos conseguido. Esta mañana por ejemplo, jugando y riéndose, ha empujado a la petite y la ha tirado para atrás, dándose un pequeño golpe en la tête. Leyre ha empezado a llorar y Mario ha seguido riéndose unos segundos. Hasta que de repente, algo le ha hecho click en la cabeza, me ha mirado muy triste y se ha puesto también a llorar. Puede que esté equivocada, pero me ha parecido que se había dado cuenta de que su hermana se había hecho pupu, y le dolía también a él.
El autismo también le impide a mi niño saber jugar de forma instintiva como los otros niños, o aprender por imitación. Si yo lanzo una pelota a Mario, no se le ocurre que me la puede devolver, y entonces yo se la vuelvo a tirar, y se lo va a pasar bomba. Él coge la pelota y se la queda en las manos. Es muy fuerte, pero realmente no sabe qué hacer con ella. Lo mismo le pasa con un puzle, un juego de construcción o los muñequitos de Playmobil.
Para enseñarle a jugar hacemos todos los días un rato de trabajo estructurado. En un rincón de su cuarto hemos puesto una mesita con una silla, y ahí dos veces al día hacemos terapia. Por la mañana hacia las ocho y cuarto, después del bibe, y antes de ir a trabajar yo y al cole él, y por la tarde, antes de empezar con los baños, hacia las siete. Es un cuadro vernos por la mañana, Mario haciendo el juego estructurado, yo con todos los elementos del juego preparados para que aguante sentado en la silla la media hora que dura el trabajo, y la petite al lado nuestra mirándonos alucinada. Pero así con constancia, hemos logrado que Mario haga puzles de hasta 5 piezas!!!! Aunque para esto yo tengo la sensación de pegarme el día haciendo fotos, imprimiendo y plastificando, porque para enseñarle cualquier juego, como tiene poca comprensión verbal, tengo que mostrarle elementos visuales que le ayuden a comprender qué espero de él. Y le he hecho plantillas de todos los puzles, y de los números y de las letras….
Muy fuerte….también nos hemos dado cuenta que reconoce los números!!!! Lo empezamos a notar hace unos días, porque al llegar al portal de casa, en vez de subir al noveno piso por ascensor, quería subir andando, para que le fuéramos diciendo los números al llegar a cada rellano. Le entusiasma sobre todo el 6 y el 9. Creemos que le maravilla que sean números diferentes cuando solo con poner la cabeza hacia abajo, él se da cuenta de que se escriben igual. El caso es que subir hasta el noveno andando a mí me viene como mal, porque llego molida a casa y una ya no está para estos trotes. Pero empezamos a subir con él, y el otro día al llegar al octavo me miró y dijo: “osho”.
Desmayada me quedé y desmayada de la emoción sigo.
Que tengáis buen finde y el solecito de junio inunde vuestras almas…

4 comentarios:

  1. ¡Emocionante!
    Tus posts sí son un rayo de sol.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  2. Amaya, estoy totalmente convencida de que, además de que la progresión de Mario es un hecho,lo seguirá siendo,y de que este niño os AMARÁ sobre todo y por todo, y de que os lo hará saber porque a él también le reconforta de algún modo saber que lo sabéis. Vuestra perseverancia, generosidad infinita, dedicación máxima van a tener su recompensa; sería injusto lo contrario y en este caso no se admiten injusticias. Conociéndote, no me sorprendería verte en un futuro (no muy lejano) llevando este caso personal por el mundo, defendiendo unos derechos, luchando por mejorar un sistema que integre, coopere, normalice éste y otros ejemplos de vida similares, y muy reales. Te prometo acompañarte en alguno de estos periplos, que con toda seguridad acabarás realizando... porque te conozco... porque cuando tienes una idea en la cabeza y crees en ella, la persigues y la consigues... ¡qué mejor prueba que ver que Mario reconoce los números y es consciente de que aprende cosas, y puedes percibir que eso le hace feliz!!! ¡¡¡qué mayor recompensa!!! y habrá muchas más... y esto en unas semanas en la que todos estáis aprendiendo nuevos sistemas de comunicación, expresión y enseñanza a contra reloj. NO LO PODRÍAS ESTAR HACIENDO MEJOR ¿Y qué me dices de lo tonificada que te estás quedando para lucir tipo este verano gracias a subir y bajar escaleras, nada menos que 9 pisos? vamos, que vas a estar espectacular

    Besicos queridaxxxxx

    ResponderEliminar
  3. Amaya,
    Aprendí muchísimo de ti tanto profesional como personalmente durante los años en que trabajamos juntas. Ahora y en la pequeña distancia que nos separa vuelves a enseñarme, en este caso 'lecciones de la vida'.
    Enhorabuena cariño por esa fuerza, ese empuje, ese querer es poder. Estoy convencida de que el niño de tus ojos podrá hacer muchísimas cosas en esta vida, los progresos a día de hoy son más que evidentes, y todo gracias a vuestro amor y dedicación infinitas.
    Seguiré tu blog, ni lo dudes. Tienes talento literario y mucho corazón. Tus palabras ayudarán a muchísima gente, estoy segura.
    Un abrazo muy fuerte a los 4
    Maika-Rober-Alvaro-Iñaki

    ResponderEliminar
  4. Amaya me gustaría comentar cosas tuyas, se aprecia al leerlas y me parece que son importantes. Me encanta verte acompañada con los correos electrónicos de mediomundo, porque sabes asimilarlos y son un medio más para avanzar. Y porque más que dejarte volando entre las nubes te hacen tocar suelo, te dan más energía para hacer más cosas cada día. No te da tiempo a dolerte, lo haces avanzando con Mario, con la petite y con lo que surja. Cuánta vitalidad, me encanta.

    ResponderEliminar