La alegría muda de Mario

Hoy, 31 de mayo de 2011, día en el que se empieza a publicar este blog, soy más feliz que hace un año. Mi niño Mario tiene autismo pero mirarle a los ojos cada mañana es una bendición.



miércoles, 11 de enero de 2012

Empieza el 2012

Bueno, ya han pasado.
Las Navidades, digo.
Este año un poco durillas porque en este duelo interminable no me ha quedado otra que estar todo el día viendo niños y comparando la de veces que Mario se evade a un cuarto mientras sus primos juegan en otro, o los mil momentos que huye buscando soledad visual y auditiva. ¿Es lo que él quiere? ¿Siente pena? ¿Le gustaría estar con el resto pero no sabe cómo? ¿Cómo puedo trabajar sus habilidades sociales? ¿No tiene o no le interesa tenerlas?

Pero a la vez Mario nos ha dado estupendas sorpresas como esta:

video
Él solito bajando en el Parque infantil navideño con el trineo a toda velocidad, con incertidumbre total (por nuestra parte, ¡él tan ancho!) sobre si se lanzaría a un lado, al otro, o se dejaría deslizar disfrutando de la brisa de la cima...

Hemos pasado muchas horas juntos estas navidades. Los tres. Mario, la petite y mamá. Estando muchas horas juntos, ves cómo hay veces que te deja entrar en su mundo, un rato, a mirar. Con el tiempo, con las horas, con la perseverancia, a veces también te deja participar y con suerte interactuar. Pero la clave está en no esperar nada a cambio. No marcarse objetivos para uno mismo, ni tener como meta interior una recompensa afectiva por su parte. Llegará cuando él quiera.
 Mejor dicho.
Llegará cuando él pueda.
Lo último, mientras tanto....los que más les gusta a los dos loquitos es ver Peppa Pig en italiano en la nueva tablet....

Felicísimo 2012 para todos.

4 comentarios:

  1. !Feliz año para los 4!
    que alegria ver a Mario deslizandose y volviendo a subir para tirarse otra vez, !Sí Señor!

    ResponderEliminar
  2. Feliz 2012.
    Posiblemente a el le guste estar tranquilo hasta q no tenga las herramientas adecuadas para socializar, todo llegara. De momento haces bien en respetar un poco sus evasiones, nosotros estas navidades hemos expuesto mucho al niño y estuvo bastante alterado todas ellas, y nos lo ha hecho saber con problemas en el sueño y en la alimentación, que espero se pasen con la vuelta a la rutina.
    Las Navidades son duras para nosotros también aun, pero estas han sido mejor que las anteriores, pero peores que las siguientes.

    ResponderEliminar
  3. Por motivos distintos yo también he sentido -y siento a veces todavía- la punzada de la comparación, pero por suerte una vez que pasa el periodo de duelo es cada vez más rara. Mario se abrirá a su debido tiempo, ya lo verás... ¡Y tengo que decir que tiene una mirada espectacular!!!

    ResponderEliminar
  4. Feliz Año Mayte... llegará cuando pueda.. antes que esperas:)
    saludos!

    ResponderEliminar